• En la actualidad, las técnicas más utilizadas para la inspección de tubos de intercambiadores de calor se basan en pruebas "invasivas" las cuales deben recorrer la longitud total de cada tubo.
  • * Corrientes Parásitas,
  • * Dispersión de Flujo Magnético,
  • * IRIS y otros métodos basados en el ultrasonido.
  •  
  • Todos estos métodos requieren atravesar los tubos por medio de una sonda física y ser recorridos a lo largo de toda su longitud. Con los años, los clientes simplemente se han acostumbrado a las limitaciones de la tecnología" invasiva", padeciendo entre otras los siguientes inconvenientes:
  • * Retrasos: En condiciones ideales, se cita a menudo que las técnicas invasivas requieren cerca de 1 minuto de inspección por tubo, tasa que suele ser muy difícil de mantener durante todo un turno.
  • * Averías: Las sondas físicas se atascan con frecuencia en los casos en que los tubos no se hayan limpiado correctamente, lo que es difícil determinar a priori. Aunque algunas sondas flexibles están actualmente disponibles, algunas curvas (por ejemplo, de tubos en U) son demasiado estrechas para pasarlas. En tales casos, el tubo tiene que ser inspeccionado desde los dos extremos.
  • * Cuestiones de configuración: Los métodos de END existentes (por ejemplo, ultrasonido y corrientes parásitas) tienen dificultades para la inspección de tubos que no puedan ser recorridos debido a su configuración o bien por el tipo de material que lo compone. Esto también es muy costoso debido a la necesidad de interpretar los datos por medio de expertos y la necesidad de fabricar patrones para cada trabajo específico.
  •  
  • AcousticEye, por el contrario, utiliza la tecnología no invasiva de RPA para crear una "sonda virtual", que puede navegar curvas, espirales, codos, accesorios, etc. sin dificultad. Esta tecnología permite inspeccionar cualquier tubo desde un solo punto exterior al tubo en menos de 10 segundos, ahorrando tiempo y recursos considerables.

¿Qué es el RPA?

La Reflectometría de Pulso Acústico (RPA) se basa en la medición de ondas acústicas unidimensionales que se propagan dentro de tubos. Cualquier cambio en el área de corte transversal del tubo crea un reflejo, que se registra y analiza con el fin de detectar defectos.

¿Cómo funciona el RPA?

Un pulso acústico inyectado en un tubo semi-infinito de paredes rectas se propagará por el tubo sin generar reflejos. Un pequeño micrófono, montado en la sonda no invasiva del equipo de inspección, capta y mide el pulso de entrada así como todos los reflejos causados por cualquier cambio en la sección del tubo, sean estos agujeros, incrustaciones, depósitos, pandeos, abolladuras o desgaste de pared por corrosión o erosión. El micrófono medirá el pulso solamente una vez, a su paso por la membrana del micrófono.

Sin embargo, si el pulso se topa con una discontinuidad en la sección transversal, se crea un reflejo. La amplitud y la forma del reflejo es determinada por las características de la discontinuidad: una constricción creará un reflejo positivo, mientras que una dilatación (aumento de la sección transversal) creará un reflejo negativo. Ninguna de estas discontinuidades modificará la forma del pulso en sus alrededores, pero el reflejo medido por el micrófono será una réplica atenuada y corrida del pulso entrante, debido a las pérdidas por atenuación. Un agujero en la pared del tubo, por el contrario, creará un reflejo más complicado; efecto del tamaño del agujero y de la radiación de la energía acústica al entorno externo al tubo.